El líder laissez faire es totalmente distinto a lo que hemos leído sobre liderazgo en otras ocasiones. Por lo general, cuando escuchamos la palabra líder nos hacemos una imagen donde una persona está en punta de lanza guiando a un grupo de individuos en dirección a una meta en común.

 

Sin embargo, para poder entender en qué consiste el liderazgo laissez faire, debemos dejar a un lado esa idea y hacernos una nueva donde el grupo es quien realmente lleva la dirección de las operaciones.

 

Parece totalmente absurdo pero como su nombre lo indica, laissez faire en su denominación francesa significa “dejar hacer”. En tal sentido el líder toma una postura pasiva, entregando a sus subordinados toda la información y las herramientas para que estos puedan ejecutar las acciones y llegar a la meta por sus propios medios.

 

Claro está, el grupo debe trabajar como una unidad indivisible, y deben estar muy acoplados para que el que ejerce el liderazgo, pueda confiar todo el plan de trabajo a aquellos quienes lo desarrollarán independientemente.

 

Para que esto sea una realidad, los trabajadores deben ser personas competentes, con un profesionalismo comprobado; ya que la empresa les está confiando una labor significativa, de hecho me atrevo a decir, la más importante de la institución.

 

Ciertamente quienes decidan considerar este estilo de los liderazgo dentro de su organización, deben estar preparados para entender que son los trabajadores quienes toman todas las decisiones importantes, y que el guía debe dejarlos sin cuestionar sus labores.

 

Por otro lado el líder, en su actitud pasiva, interviene si sus subordinados se lo piden. Su participación es nula en cuanto a la ejecución del proyecto una vez entregada la información y explicado qué, cómo y cuándo deben tener listo el trabajo.

 

El líder debe estar totalmente seguro que está dejando claras las normas que los demás deben seguir para el desempeño de sus funciones y para el logro de los objetivos. No debe suponer que los subordinados saben que existen dichas normas.

 

Es pues el liderazgo laissez faire, todo lo contrario al liderazgo dictatorial. Las personas gozan de absoluta autonomía para hacer sus funciones y no necesitan las órdenes constantes y desmedidas de un capaz que les esté diciendo que deben hacer.

 

Te puede gustar leer: el líder Autoritario

 

Una de las dificultades que se presentan a menudo en el liderazgo laissez faire, es el hecho que sus colaboradores o seguidores pueden llegar a sentirse individuales al no tener una figura que les motivo a trabajar en equipo.

 

Lo que ocasiona que el trabajo se haga más pesado y poco productivo al momento que cada uno de los individuos que conforman el grupo desean imponer sus puntos de vistas desde una perspectiva aislada, y tratando de obviar las opiniones de sus compañeros.

Te puede interesar: Desarrolla inteligencia emocional en tus colaboradores

 

¿Qué Caracteriza al Liderazgo Laissez Faire?

Desde el líder

  • El líder es pasivo.
  • Entrega a sus trabajadores toda la información antes de comenzar el proyecto.
  • En cuanto a la prosecución de metas y al logro de objetivos su participación es nula.
  • Debe dejar bien establecidas las normas.
  • Sólo interviene si se lo solicitan sus colaboradores.
  • No tiene ningún tipo de influencia en el grupo.
  • Debe ser una persona sumamente preparada en este estilo de liderazgo.
  • Reconoce el potencial que tienen cada uno de los miembros del equipo.

 

Desde el trabajador:

  • Representa la figura activa.
  • El equipo debe estar conformado por profesionales.
  • Toma todas las decisiones importantes.
  • Se encarga de la organización y la ejecución de los objetivos empresariales.
  • No tiene miedo de asumir retos.
  • Valora la confianza de su superior.
  • Solicita la ayuda que necesita.
  • Conoce a fondo el área de especialidad de la empresa en donde desempeña funciones.
  • Sabe trabajar en equipo.
  • Colabora con sus compañeros para trabajar como una unidad.

 

Puntos Débiles en el Liderazgo Laissez Faire:

Para la selección de los miembros del equipo, la empresa debe ser muy cuidadosa, ya que debe elegir personas que sean capaces de enfrentar retos sin contar con la dirección constante de un líder que les diga cómo hacer las cosas.

Si esto no es tomado en cuenta, la organización se verá envuelta en un gran fracaso empresarial ya que está confiriendo un valor mayor a los que ejecutan las acciones, desde los cimientos de la empresa, lo que se traduce como dejar en sus manos el éxito o fracaso de la misma.

Además que, como indiqué  anteriormente, se puede presentar el individualismo, lo que ocasiona que los trabajadores se sientan incómodos frente a sus compañeros y la atención o el esfuerzo que deberían estar haciendo todos para el logro de resultados en común se vea afectado por desacuerdos entre los miembros del equipo.

 

Te puede interesar: ¿Qué es el síndrome de Burnout?

 

No en todos los campos se puede llegar a establecer un liderazgo de este estilo. Muchos consideran que un grupo de trabajo debe tener una figura que imponga el orden a las cosas para poder funcionar a cabalidad.

Los dirigentes no estarán muy convencidos de que se les pueda delegar tanto compromiso a los trabajadores al punto de creer que en cualquier momento éstos pueden atribuirse un grado de importancia tal que lleguen al punto de suprimir su puesto de poder, al ver que no es indispensable, entonces tener ese líder les resulta inútil.

Sin embargo, los que asumen el reto de emplear el laissez faire deberían ser personas que confían en los demás y que por supuesto tienen un entrenamiento óptimo para ejercer el liderazgo y la experiencia necesaria para saber cómo aplicarlo sin que se salga de control.

 

Algunas Ventajas:

  • Si el líder se encuentra ausente el trabajo no se detiene, ya que los seguidores son quienes están a cargo de las labores de la empresa.
  • El equipo siente libertad para la ejecución de acciones, por lo que se identifican con su entorno y lo hacen de manera autodidacta; lo que les brinda confianza y experiencia a la hora de ejecutar las actividades.
  • El trabajador se siente tomado en cuenta al contar con la asignación de grandes compromisos.

 

Hecho Curioso sobre el Liderazgo Laissez Faire:

Un punto curioso que podemos encontrar cuando se está en presencia de esta forma de liderazgo es el hecho de que este puede ser voluntario o accidental. Las personas que conocen y aprovechan el liderazgo laissez faire, lo hacen persiguiendo un objetivo concreto y manejando todas sus formas para que no se mal entienda el proceso. 

Por otro lado existen los dirigentes que llegan a ejercerlo por descuido o desatención de sus puestos. Es decir, comienzan a delegar funciones a sus subordinados sólo para ellos no tener tanto trabajo, abandonan a su gente sin preocuparse de las consecuencias que esto traerá para la organización.

Por eso si eres líder de una organización te invito a autoevaluar tu desempeño para que tú mismo identifiques que tipo de liderazgo funciona mejor en tu organización y si no estás pensando que aplicas uno cuando realmente puede que estés utilizando otro distinto.

Puedes leer también: Conociendo a un Líder Carismático

Suscribete dejando tu email y tu nombre

Comparto experiencias de vida y resiliencia, hablo sobre el manejo de las emociones, el liderazgo y la mejora continua.

Transformo vidas y empresas en positivo a través de mis Conferencias, Talleres, Conversatorios, Seminarios, Artículos, Team Building y Coaching Personal y Empresarial.

No te pierdas todo lo que realizo pensando en ti…¡Suscríbete!

Yasmari-elegante

Te suscribiste exitosamente, daré lo mejor de mi para tenerte siempre cerca.