Infidelidad, ¿cómo identificar que he caído en un triángulo amoroso?

Los triángulos amorosos en el mundo actual son bastante comunes, es una situación desafortunada en la cual los tres implicados están condenados a sufrir  con diferencia de intensidad.

Generalmente una relación de este tipo se compone de un hombre, su esposa y su amante. En muchos casos la situación se maneja y sólo una de las partes conoce la realidad de la relación, el hombre.

Aunque las amantes pueden ser apreciadas como mujeres malas y de pocos principios, en la realidad y de manera cotidiana tienden a ser verdaderas víctimas de la situación, al igual que las esposas quienes tienden a padecer mucho más.

En este post serán expuestos puntos importantes para reconocer que se está inmerso en una relación tóxica donde existen más de dos integrantes, sus desventajas y errores cometidos que conociéndolos de manera previa pueden ser evitados.

¿Cómo reconocer una infidelidad?

Muchas veces en una relación de pareja se van produciendo cambios y señales de alerta que dejan en evidencia que algo no anda bien. Es frecuente que las esposas sientan temor e incertidumbre por lo que podría acontecer en el futuro. Debido a esto tienden a preferir no conocer la realidad de la relación.

En un matrimonio es común pensar por el bienestar y la armonía colectiva, dejando de lado la integridad y los sentimientos propios de las mujeres.  Pues amigas es importante comprender que somos arquitectas de nuestra propia felicidad y que es necesario depurar los aspectos tóxicos de nuestras vidas.

Estos signos dejan en evidencia la probabilidad de ser víctima de una infidelidad:

  • Fallas en la comunicación: Muchas veces las relaciones de pareja que están atravesando problemas tienen a mostrar signos mediante una mala comunicación. Las esposas tienden a sentir frustración y confusión que manifiestan con un sentimiento de hostilidad.
  • Ausencia injustificada: Los hombres al iniciar con la infidelidad suelen ser bastante precavidos, intentar aguardar las apariencias para evitar las represalias. Sin embargo, cuando se produce un triángulo amoroso tienden a ser un tanto más descuidados, dejando en evidencia su ausencia y que algo no está bien.
  • Mentiras: Las mentiras dichas por los hombres para salir ilesos de la situación son muy evidentes. Debido a esto muchas veces las esposas saben que algo no anda bien, solo que en ocasiones temen o no saben cómo hacer frente a la situación.
  • Expresiones diferentes: Los expertos hacen énfasis en que cuando un hombre mantiene una aventura extramarital, tiende a adoptar actitudes diferentes. Al pasar tanto tiempo con la amante es probable que cambie su personalidad y se exprese de manera diferente.
  • Delirios de juventud: No es que a los cuarenta años se esté particularmente viejo, pero algunas cosas cambian en comparación con los veinte. Los infieles tienden a interesarse por su aspecto físico, tienen una motivación que los hace querer lucir mejor.
  • Evitan las conversaciones serias: Muchas veces en medio de una infidelidad la situación se torna fría y complicada. Es probable que tu esposo actúe de cierta forma en público o frente a los niños, pero a solas será capaz de evitarte. Teme hacerle frente a la situación.
  • Ausencia sexual: El sexo no lo es todo en una relación, pero es importante destacar que es una parte importante. Cuando en una relación el sexo comienza a faltar o se torna frío y poco interesante, no cabe duda de que algo no anda bien.

Perfil y perspectivas comunes de la amante

Aunque la esposa es quien se lleva una mayor decepción puesto que es quien más ha compartido con el hombre en cuestión, las amantes tienden a ser víctimas poco privilegiadas.

En un triángulo amoroso pueden suceder dos cosas, la primera es que tanto la amante como la esposa son víctimas del infiel y desconocen la realidad de la relación.

Y la segunda es que la amante está al corriente de la situación y mantiene su rol con la intención de no apartarse del hombre de quien se enamoró.

Generalmente una amante es una mujer insegura y con un terrible miedo a la soledad, son capaces de cumplir con cualquier sacrificio con tal de mantener  aquello que desean.

La amante tiende a tener actitudes diferentes basadas en si está o no con el hombre en cuestión. Si están con él tienden a ser cariñosas, atentas, divertidas y un tanto desinhibidas, saben que son quienes pueden ayudar al hombre a sentirse mejor y menos estresado.

Generalmente se arreglan para los encuentros con el hombre, e intentan que todo sea lo menos estresante para él. Queriendo competir con la esposa quien por lo general tiende a expresar lo que no va bien.

Cuando la amante se encuentra a solas, generalmente se siente sumida en una tristeza y confusión. Se cuestionan sobre si están haciendo lo correcto o no. Y sobre todo si merecen realmente ser la segunda opción de alguien. Generalmente en las situaciones importantes están solas.

Es común que los hombres no puedan cumplir con los compromisos que tienen con las amantes, la relación se basa en el sexo y el gozo, dejando de lado el apoyo y la comprensión. Aunque el hombre puede disfrutar de esto, es una relación unidireccional que tiende a dejar a las amantes como unas víctimas.

Perfil y perspectivas comunes de la esposa

La esposa tiende a sentirse muy confundida y vive como detective, vivir con la incertidumbre es algo muy dañino que afecta a nivel emocional. Vivir en medio de una relación toxica no es nada alentador.

La esposa tiende a mostrarse un tanto hostil, aunque no en todos los casos expresa de manera directa sus pensamientos. Se siente herida y utilizada, pero prefiere no detonar por completo sus quejas.

Esta confusión se manifiesta con un descontento que hace de la relación algo mucho más tenso. Las mujeres que pasan por un triángulo amoroso tienden a sentirse menos, menos atractivas y menos talentosas que sus adversarias. Generalmente han descuidado previamente el sexo y la comunicación con su pareja y han dejado la puerta abierta para que llegue la otra.

La esposa no solo quiere devuelta el amor de su esposo, requiere mantener la armonía familiar sobre todo en público y lo que más les hace sufrir es la desilusión de la ruptura de un sueño de vida en pareja a futuro.

Muchas veces en la infidelidad las esposas deciden aprender a vivir con la relación tóxica que hacerle frente, esto es debido a la vergüenza. Suelen sentirse culpables sobre los errores de sus esposos, creen que hicieron algo para que la relación se quebrantara de esa manera. No hay culpables, hay responsables.

¿Cuáles son las mentiras más frecuentes que dicen los hombres infieles?

#1. Estoy en un proceso de separación

Los hombres no suelen mentir sobre la existencia de sus hijos, pero sí dicen mentiras en relación a su situación amorosa. Suelen decir que están en medio de una relación que no les satisface y que dejarán a sus esposas. Esta es una de las mentiras más frecuentes del infiel y la que creen las amantes.

#2. Ella es quien me busca

Temen hacerse responsables de sus errores, por lo que les otorgan la culpa a otras personas, en este caso a la amante. Quieren salir ilesos diciendo que son las amantes quienes intentan seducirles. Cuando por lo general es una relación consensuada.

#3. Tengo un compromiso de trabajo

Es la excusa perfecta para conseguir un tiempo libre para dedicarle a la otra relación. Esta mentira juega con la confianza de las esposas para con su relación, y es muy desafortunada.

#4. Nunca antes te había engañado

Cuando los hombres se sienten perdidos tienden a buscar la manera de sentirse menos culpables, no importa lo poco valorada que sea su opinión, ellos buscarán la manera de restarse responsabilidad.

Un hombre infiel generalmente no tiene una aventura una sola vez, y mienten al respecto para excusarse con sus esposas.

#5. Estoy a punto de firmar el divorcio

Tienden con frecuencia a decir a sus amantes que están a punto de firmar el divorcio, que están separados y duermen en habitaciones distintas.

Errores frecuentes cometidos por la esposa

  • No expresarse claramente: Las esposas tienden a sentir mucho miedo y vergüenza, no desean ser el centro de comentarios por la pérdida de su relación. Esto hace que se sientan atrapadas y hostiles, pero no expresan directamente sus emociones es un error común y para nada bueno.
  • Sentirse culpable: Es importante comprender que si nos han sido infieles no es por nuestra culpa. Muchas mujeres sienten culpa por los errores de sus parejas y existen hombres que se aprovechan de esto para ser perdonados. Realmente no se trata de culpas sino tomar responsabilidades de nuestros errores que nos han permitido dejar una puerta abierta para que entre una persona extra.
  • Compararse: No es bueno que una mujer emita un juicio personal y se compare con otras mujeres. Esto no es sano y tiende a dejar en evidencia un terrible problema de confianza producto de la infidelidad.
  • Creer mentiras obvias: No es como que exactamente las esposas crean en las mentiras, es más bien que evitan caer en un conflicto para no perder a sus esposos. Esto es un terrible error que perjudica a nivel emocional.

Si deseas transformar tu vida amorosa, dejar de ser la amante o la esposa sufrida, te ofrecemos el curso online de alta demanda denominado Transformation Class “¿Cómo salir de un triángulo amoroso y no morir en el intento?” a través de herramientas de coaching y bajo la experiencia de vida de las facilitadoras y coach especializadas, te damos herramientas claras de cómo superar estos procesos dolorosos de pareja.