¿Cómo ponerle precios a mis servicios?

¿Cómo ponerle precio a mis servicios?, esta pregunta usualmente representa uno de los mayores bloqueos para cualquier emprendedor sea consultor, coach, conferencista, profesor, entrenador, fotógrafo, diseñador, abogado, odontólogo, costurero, contador, community manager, curador de contenido, escritor para blogs y cualquier profesional que trabaje bajo la modalidad freelance. Algunos tienen claro como ponerles precios a sus servicios, mientras que la mayoría se paraliza frente al primer cliente o incluso con cada nuevo potencial cliente que llega le genera la misma duda.

A lo largo de mi corta pero nutrida experiencia como emprendedora y además como migrante, he aprendido con fuerza el valor de mantener una tarifa o precio de tus servicios acorde al mercado, a tus estudios, preparación e incluso forma de llevarlos a cabo. Me desempeño como Master Coach Trainer, doy conferencias a empresas y también otros eventos que yo misma organizo para el público que desee asistir, también soy contratada para facilitar talleres, ofrezco asesoría de negocios para vender y proyectarse mejor en redes sociales dirigido a profesionales que hacen trabajos similares al mío (coach, consultor, speaker),  adicionalmente a que como migrante me he reinventado muchas veces y cada servicio u oficio que no menciono aquí, tiene un costo diferente que he aprendido a diseñar y ajustar según las variables del mercado y mías propias.

Elimina el miedo o la vergüenza a vender y cobrar

Lo primero que te invito es a eliminar el miedo a vender y a cobrar, porque forma parte de tus servicios, tener vergüenza de decir cuánto cobras por el valor de tu trabajo y luego cobrarlo es algo que cualquier profesional de éxito te diría que es el primer paso para desbloquear tu mente del “no puedo” y hacerlo.

Quiero por ello compartirte unas recomendaciones basadas en mis reflexiones atendiendo a tantas inquietudes de mis alumnas de las Escuelas de Coaching a quienes les da miedo al momento de colocar una tarifa, también luego en las asesorías de marca personal y redes sociales que escucho emprendedoras llenas de los mismos miedos e incluso se sonrojan al preguntarles “cuanto valen tus servicios”, a veces existe desvalorización personal e incluso falta de merecimiento.

Sé sincero contigo mismo y el valor que ofreces

Por otra parte veo personas con pocos estudios, experiencia y mucho marketing queriendo cobrar unos precios por encima del mercado distorsionándolo por completo y que hacen que los que están empezando lógicamente se llenen de angustia por no saber cuánto cobrar, en este artículo no vengo a decirte cuál es tu tarifa porque ese valor es un ejercicio que debo dejarte a ti y para ello vas a hacer preguntas a personas de confianza cuanto cobran, también puedes hacer el ejercicio con amigos o colegas consultarles cuanto pagarían por el servicio que ofreces, haces una media con esa información de campo, para luego repasar tu hoja de vida o curriculum, con todo lo que te has preparado, posteriormente eres sincero contigo mismo, en el caso que los estudios no sean suficientes, que te falte dominar técnicas, idiomas o lo que sea necesario incluir en ese cuadro de análisis de tus precios, ahora bien todo esto debe ser muy objetivo, con una buena dosis de autoestima, sin caer en egos, para que puedas encontrar lo que realmente te mereces como profesional, evita entrar en angustia ni mostrar desesperación, porque tu potencial cliente lo sentirá y habrán dos opciones huirá de ti o te contratará por barato y créeme que ninguna de las dos opciones te conviene.

Mis recomendaciones para evaluar tus precios de servicios profesionales son las siguientes:

  • Antes de iniciar tus servicios como profesional independiente, seguro evaluaste muchas alternativas previo a dar el gran paso, algunos hacen ambas actividades a la par o se dedican en conjunto al comercio informal. Es necesario saber la diferencia entre un emprendedor, un empleado o dedicarse a la venta informal de productos o servicios.
  • Si colocas el precio por debajo del mercado en tu área, literalmente le dañas, porque las personas pensarán que eres un punto de referencia porque sencillamente “alguien lo cobra así”.
  • Partiendo del punto anterior: si cobras poco, quizás no te falte trabajo, pero siempre te faltará dinero. Peor aún como me dijo una cliente que asesoré hace poco con su emprendimiento: “Una cliente me dijo que me escogía a mi, porque yo era la más barata de la ciudad, eso me cayó como un balde de agua que me hizo despertar”.

“No coloques un precio por debajo del mercado”

  • Si colocas un precio muy barato, luego cuando quieras subirlo la gente no querrá pagártelo, subestimaste tú mismo tu emprendimiento y merecimiento de ser abundante.
  • Si vas a comprar unos zapatos y hay 3 precios: $5, $50, $100 pensarás: “el de $5 son muy baratos seguro me sacan ampollas o se romperán pronto”, lo mismo piensan de ti los clientes cuando regalas tu trabajo a un mínimo precio o peor aún si siempre lo haces gratis, puedes ser muy bueno pero sospecharán de una tarifa tan reducida y seguro se irán por el de $50 o incluso por el de $100 (quizás tu trabajo era el mejor pero lo dañaste con la oferta de servicios) recuerda que tienes una sola oportunidad de causar una buena impresión. Caso contrario más complejo y que atenta contra tu autoestima, que te escojan porque eres el más barato, siempre estarás full y agotado, fuera de contexto económico.
  • Usa estrategias de precios cuando tu marca esté más consolidada que te permita hacer descuentos, planes o promociones.
  • Recuerda que no cobras por lo que haces, cobras por lo que sabes, el “saber” y “resolver” cuesta dinero porque eso te lo da la experiencia.
  • Otros puntos para establecer tus precios: años de experiencia profesional y como coach, consultor, conferencista o afín (demostrable), la complejidad y cantidad de recursos que necesitas para hacer el trabajo, tipo de cliente, horas a invertir, plazos de entrega. 

Recomendaciones finales para establecer tus precios

  • Recomendaciones finales: Una sugerencia que me ha funcionado, incluso con clientes de empresas grandes, les pregunto de una forma asertiva en la reunión preliminar, cuánto aproximadamente tienen de presupuesto, algunas veces no me lo dicen, pero otras sí y generalmente gano la propuesta ajustando a las necesidades, NO disminuyas el precio, disminuyo en mi caso el contenido y/o las horas a trabajar. 
  • Anualmente o antes si es necesario, evalúa nuevamente el mercado, las tendencias y si hay cambios entonces ajusta tus precios, renueva también la calidad del servicio, haz encuestas de satisfacción, pregúntate cómo puedes ser mejor cada día y si estas acorde a las exigencias del mercado.
  • Mantente enfocado y siempre actualizándote profesionalmente porque tu eres un activo, los activos se revalorizan o pierden valor, espero que seas los del primer grupo.

Te sugiero leer: Estrategia de marca personal en redes sociales 

Si deseas una asesoría personalizada o sesión de coaching online escríbeme a info@yasmaribello.com y te concertaré una cita lo más pronto posible.

Te invito a suscribirte a mi página web y recibirás 3 obsequios digitales y mi revista mensual con información especial para mi lista de contactos. 

¿Qué otra recomendación agregarías? ¿Qué opinas de estas sugerencias?