Los cambios  son parte de la vida y no debemos hacer resistencia, el mundo cambia y la vida también puede hacerlo en sólo 60 segundos, debemos aprender a aceptar que existen avances y quizás hasta a veces pienses que estas retrocediendo de una manera u otra pero todo forma parte esencial de la vida. Cuando vibramos en un despertar espiritual y emocional empezamos a ver las cosas desde otra perspectiva, la primera recomendación que te voy a dar para cualquier circunstancia de cambio es aceptar.

Aceptar con amor los cambios para fluir,para abandonar la queja y mucho menos pensar ¿por qué a mí?

Si ponemos resistencia a ellos como suele suceder, entonces el proceso tardará más y se convertirá en “lucha”, “sacrificio”, castigo” y “problema”. Busca la base de esa resistencia para resolver el conflicto, abrirte a nuevas expectativas y romper paradigmas. Es muy pertinente el desarrollo de habilidades emocionales o Inteligencia Emocional porque eso te permitirá ver lo positivo de cualquier situación que te suceda, te ayudará a eliminar los “pero” que son un bloqueador y saboteador que usamos cuando tenemos “miedo”.

 

¿Y cuáles son los cambios que nos generan “depresión y tristeza”?:

 

Muerte de un ser querido

Es un evento natural e inevitable, es el reto más fuerte que quizá podamos pasar porque no nos hemos preparado cultural ni emocionalmente para ello, en una fase de duelo es importante contar con personas de apoyo, familiares y terapias, para que con el paso del tiempo puedas recuperarte, esta aceptación puede tardar meses e incluso más de 1 año, no hay tiempo específico realmente para ello, si adicionalmente tuviste una relación en vida de conflicto o difícil con la persona, puede ser aún más complicado el proceso de duelo por aquellas cosas que no le dijiste, hiciste, sentimientos de culpa, falta de perdón de cualquiera de las partes o simplemente por no haberle dicho lo mucho que la querías en vida, aceptar el cambio no es fácil

las-flores-tambien-cambian-y-eso-no-las-hace-feas

 

Pérdida de empleo

Ser despedido está considerado dentro de los 3 top emocionales que más generan dolor en conjunto con la muerte de un ser querido y un divorcio, independientemente de las razones que lo hayan generado, lo cierto es que va a producirte tristeza y otras emociones como ansiedad, angustia, miedo, rabia y por supuesto estrés.
Es importante y aunque suene un poco ilógico no perder el buen humor, porque aunque estás pasando por una tragedia épica o al menos eso es lo que uno piensa, dependiendo del nivel de responsabilidades que tengas bajo tus hombros, el sólo hecho de no perder el entusiasmo y no permitir quedarte inmóvil para evitar que se convierta en depresión, todo dependerá del cristal desde donde lo mires, porque si piensas que es una nueva oportunidad para hacer algo distinto o cambiar para algo mejor, entonces la cara de la moneda será la que está a tu favor y no en contra.

Emigrar

Cuando decidimos mudarnos de país debemos enfrentarnos a muchos cambios como clima, costumbres, ambiente, cultura, idioma (este último se piensa que solo es cuando vamos a un país de habla inglesa o francófona por ejemplo, pero hasta en español supone un cambio porque las palabras y modismos son diferentes) debemos aprender a adaptarnos, a veces necesitamos incluso reencontrarnos con nuestras raíces para valorar aún más lo que teníamos y también lo que tenemos ahora, cada país es diferente y tiene cosas, sitios, costumbres y personas maravillosas.
En ocasiones hay personas que desarrollan el “Síndrome de Ulises” después de emigrar, que se produce por estrés crónico, se llama así por el héroe mitológico Ulises que protagoniza La Odisea de Homero, que se convierte en resiliente superando adversidades fuera del seno familiar, los síntomas son sensación de soledad por haber dejado a su familia y amigos, también sienten frustración o fracaso, indican sentir dolores de cabeza de forma regular y depresión, ellos sobrevienen también por miedo a lo desconocido, a no ser aceptados, piensan que no conseguirán trabajo, amigos nuevos, en general el temor al rechazo o a la discriminación por su condición de no ser nacional es una detonante, de igual forma manejan la culpa de haberse alejado de los que aman.
Es importante resaltar que en la mayoría de los casos no se alimentan bien o tienen actividades de esparcimiento porque envían parte del dinero que ganan a sus familias de origen y el resto solo les alcanza para sobrevivir y pagar gastos básicos, en oportunidades trabajan adicionalmente en situaciones de explotación por no estar “legales” y además con la presión social y la creencia limitante de los juicios del no te puedes devolver a tu país de origen con “las tablas en la cabeza” por el miedo al qué dirán.
Ser inmigrante/ extranjero mueve la fibra de tu ser, hay que desaprender para aprender nuevas formas de vida, de ganarse el dinero, de explicar continuamente quien eres, que haces, de dónde vienes y porque estás aquí (el país que hayas escogido), es una misión de valientes, que debes llenar la maleta no sólo de objetos que crees “indispensables” sino de mucha fuerza, visión, humildad, respeto, adaptación y congruencia, recuerda tú no vas a enseñar a nadie, tú vas a aprender una nueva forma de vida, porque ese país que escogiste ya tiene sus propias normas, tradiciones y leyes.

Si por mi trabajo debo guiar a las otras personas en lo que yo también tuve que aprender, entonces los acompaño siempre desde dar un servicio desde el amor incondicional y no de la prepotencia o la soberbia. Practiquemos la gratitud de donde estas saliendo y también donde estas ahora y para donde irás porque hay muchos casos que por decisión o por temas laborales deben seguir moviéndose de país, debes dejar que todo siga su curso natural, por alguna razón en este momento estás allí entonces mejor que te recuerden como una gran persona que aportó un grano de arena a esa nación y no que te recuerden como esa persona desagradable, de mal proceder, poco empática y pare usted de contar.
Cuando haces un cambio de país en ocasiones piensas que estas retrocediendo porque vendiste a lo mejor tu casa, tu carro, renunciaste a tu empleo y dices “ahora lo que tengo no es igual a lo que tenía antes”, pero es parte de aceptar la transformación, esos pasos “hacia atrás” es posible que te estén mostrando cosas nuevas que antes tampoco tenías y te ayude a sacar fuerzas para arrancar diferente con una nueva energía, estas sembrando, no debes permitir que el miedo se apodere de ti.
A mis hermanos venezolanos hagamos las cosas siempre bien, desde la legalidad y el respeto, a los que nos reciben “gracias” y les dejo una reflexión para todos, para los que se van y los que nos reciben: “un niño al llegar de la escuela su padre le pregunta: “¿hijo cuantos extranjeros hay en tu salón? El niño responde: ni uno solo papá solo hay niños”.
Esto me recuerda un artículo que escribi en mi anterior blog:   Carta a mi amada Venezuela

Cuando se va el hijo de casa o de país

He recibido muchos mensajes acerca de este tema, en nuestra cultura Latinoamericana que está muy arraigada a las costumbres, a que los hijos viven con los padres hasta pasado los 30 años y cuando estos se divorcian vuelven a vivir con los padres, no es común en países como Estados Unidos o Canadá donde a los 17 años los hijos dejan el nido para emprender sus estudios y su propia vida, cuando esto afecta emocionalmente se llama “Síndrome del nido vacío”, normalmente lo sufren más las madres pero también sucede en padres, se sienten solos, tristes, ansiosos, tienen trastornos del sueño, entre otros malestares, porque han dedicado su vida en proporcionarles amor, dedicación, abrigo, estudios, entre otros y al quedarse sin poder hacer su rol es cuando se sienten muy tristes, la recomendación es prepararse para el cambio antes que suceda, por ejemplo dedicando tiempo que normalmente es para los hijos en actividades recreativas, cursos, reuniones con amigas, algún ejercicio físico como clases de yoga, baile o caminata sencilla, si tiene pareja reavive los momentos junto a ella, debes aceptar el cambio y recuerda que no estás perdiendo a tus hijos, ellos siempre seguirán siéndolo, sólo que ahora vivirán en casas o lugares del mundo diferente y están en un nuevo ciclo de la vida.

Cambio de pareja

Muchas personas después de una separación con alguna pareja que compartieron mucho tiempo, cometemos el “error” y lo digo porque me pasó después de mi divorcio, buscamos una pareja rápidamente, cuando aún tus heridas emocionales están abiertas y donde el proceso de duelo, aceptación, cambio de rutina y recordar “sin que te duela”, lleva su tiempo antes de comenzar una nueva relación amorosa, cuando esta persona aparece debes estar totalmente sanado para decidir emprender un nuevo camino juntos, porque si no esta última puede terminar pagando “los platos rotos” o los “malos recuerdos” de tu anterior pareja o peor aún seguir buscando alguien que se “parezca” de forma inconsciente a papá o a esa pareja que amamos tanto, debemos estar abiertos al cambio, a aceptar que nuestra nueva pareja la vamos a encontrar cuando estemos listos y preparados, evitando repetir historias por ciclos no cerrados de forma adecuada, lo que debes recordar y trabajar es buscar a alguien diferente que no venga a ser una copia del anterior o para sustituir a papá o a mamá.

Haz una lista de la pareja que deseas con detalles exactos, utilizarás el poder de la palabra, el decreto y energéticamente desear con fuerza lo que quieres atraer (pronto les daré un taller de este tema)
Lee también en referencia a autoestima y amor propio Amarnos a nosotras mismas

 

amate-para-amar-a-otros-aceptar-los-cambios

Una enfermedad

Cuando te diagnostican una enfermedad crónica, los pacientes tendemos a deprimirnos, a perder la fe cuando la situación se torna difícil, la enfermedad es un resultado de situaciones o emociones mal manejadas por nosotros mismos y también porque irremediablemente cuando envejecemos dependiendo de cómo hayamos llevado nuestras etapas previas de vida, no sólo cuidando lo que comemos, lo que nos ejercitamos, si no como pensamos y nuestras creencias y juicios limitantes así nos tratará nuestro cuerpo más adelante, asumir con fortaleza una enfermedad que esté en juego tu vida o tu movilidad genera muchos cambios personales y familiares, desde la dieta, el traslado, quien te cuida, quien te acompaña, son situaciones que debemos afrontar con valentía, recuperar la fe, creer en nosotros, en los médicos, acompañarte de personas positivas, asistir a risoterapia o yoga de la risa, leer libros de autoayuda y mis artículos (risas), recuerda que no eres lo que te sucede, eres como lo enfrentas, sabemos que hay situaciones muy difíciles que afrontar, cambios físicos y mentales, debes desarrollar la paciencia que es un gran maestro por eso nos llamamos “pacientes” y no de otra forma porque el tiempo es fundamental para salir adelante.


Algunos dias atras un invitado a este blog nos hizo recapacitar sobre el VIH  te invito a visitar el artículo
También te puede interesar: testimonio de colaboradora con diabetes  cuando el azúcar se convierte en prohibición

Tips o recomendaciones finales para recordar:

  • Todo pasa, lo bueno y lo malo, nada es eterno.
  • Enfrenta el miedo hasta que el miedo te tenga miedo a ti, sigue adelante cuando hay dificultades.
  • Acepta el riesgo como parte de tu vida
  • No te enfrasques todo problema tiene varias soluciones “siempre”
  • Decide si ser víctima de las circunstancias o dueña de tu propia historia
  • Tú das el poder y el permiso para que una situación te afecte
  • Nada es absolutamente malo así que es importante que veas lo bueno de cada situación
  • Cuando te sientas que fracasaste, revisa con calma cual fue el aprendizaje de esa situación
  • Reinvéntate siempre
  • Confía en ti, de cada error todo tiene un aprendizaje,  “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”
    La frase de Tomas Alva Edison (gracias a él tenemos luz en las noches) cuando dio a conocer al mundo el proceso que había conseguido crear la bombilla incandescente de alta resistencia…lo intentó 1.000 veces ¿qué pasa contigo cuando apenas al 4to intento te dicen NO?
  • Los grandes cambios en tu vida se generan de adentro hacia afuera.

Suscribete dejando tu email y tu nombre

Comparto experiencias de vida y resiliencia, hablo sobre el manejo de las emociones, el liderazgo y la mejora continua.

Transformo vidas y empresas en positivo a través de mis Conferencias, Talleres, Conversatorios, Seminarios, Artículos, Team Building y Coaching Personal y Empresarial.

No te pierdas todo lo que realizo pensando en ti…¡Suscríbete!

Yasmari-elegante

Te suscribiste exitosamente, daré lo mejor de mi para tenerte siempre cerca.