El Liderazgo se ha convertido en una herramienta imprescindible para las empresas al momento de tomar la decisión de tener éxito, de hecho en cada ambiente que frecuentamos existe la figura de un líder que puede ser positivo o negativo dependiendo de su enfoque, realidad y emociones que maneje con frecuencia.

Influencia del líder en su equipo

Es decir, la vida de la figura central en el liderazgo va a influenciar su estilo y relación con el equipo con que trabaja. Además podemos observar como el liderazgo, en estos últimos años, ha estado en constante evolución pasando de ordenar algo a solicitarlo, de ignorar a las personas a comprenderlas, es la posibilidad de mantenerse actualizado dentro de la sociedad y de inspirar a otros a lograr metas.

Si estás en la posición de líder, es importante que sepas que lograr los objetivos y metas planteados en una empresa o equipo de trabajo es una tarea que exige de nosotros conocernos más como seres humanos.

No es sólo centrarnos en las necesidades de la empresa, si no  comprender a los miembros que trabajan en ella, el líder debe ser una persona capaz de influir en otros para lograr lo que se espera. Por ello, es importante aprender a hacerlo desde las emociones pues se logra incentivar la motivación del equipo a partir desde lo que sienten.

Liderar emocionalmente puede aumentar la receptividad de tus colaboradores y en consecuencia mejorar su trabajo. No es lo mismo “mandar”que “convencer” al otro de la importancia de su labor, o hacerles sentir inferior y dominado a hacerles sentir especial, comprendidos y talentosos.

Una de las claves para lograr esto es comprender el punto de vista de cada miembro de tu equipo, cómo observa la vida  que es diferente a la tuya y cuáles han sido sus experiencias; de esta manera podrás influenciarlo emocionalmente para que te ayude a conseguir el propósito que persigues.

¿Racional o emocional?

Existe un refrán que dice “atrapas más moscas con la miel que con la hiel”, como todos los dichos de cualquier cultura y de los cuales la mayoría no estoy de acuerdo porque llevan en muchas oportunidades a generar creencias limitantes,  creo que este si resume en pocas palabras la clave para aumentar tanto el número como la capacidad de trabajo de un equipo.

Contener en nosotros la miel, es saber y aceptar al otro desde su ser y su realidad, tratarlo con el respeto que nos gustaría ser tratados y reconocer en el sus talentos.

Para lograr esto es importante que comprendas tu propia realidad y las emociones que  te envuelven, de esto dependerá la necesidad que desarrollarás para aprender a manejarte emocionalmente en un mundo que te enseña a ser racional.

 Llegar a ser un líder emocionalmente inteligente traerá para los que te rodean un liderazgo capaz de descubrir, potenciar y ayudar a trascender a tus colaboradores. En consecuencia, generará un clima agradable donde se formará un lazo de fidelidad y compromiso que irá más allá del sueldo devengado.

 Aprende que las emociones son las que controlan el mundo, aunque suene un tanto radical es la realidad, la mayoría de nosotros tomamos decisiones llevados por alguna emoción o sentimiento que experimentemos. Puede ser debido a que nos causa alegría, bienestar, amor o por el contrario miedo, tristeza o ira.

Inteligencia emocional en los líderes y sus orígenes

Algo se activa en nuestro cerebro que nos impulsa o paraliza, el líder debe ser capaz de reconocer esto y usarlo a su favor y en beneficio de aquel que comparte su trabajo. Según Daniel Goleman, el ser humano tiene un tipo de inteligencia denominada Inteligencia Emocional. Puedes leer también: 5 pilares de Inteligencia Emocional

Este tipo de inteligencia es ignorada en la mayoría de los sistemas educativos y sociedades familiares, por lo que no es insertada en el proceso educativo del niño. Esto dificulta la adquisición de herramientas que lo ayuden a manejarse de forma estable y sana dentro de su comunidad.

Probablemente algunos problemas sociales se podrían resolver al implementar programas que estimulen y ejerciten en todos los seres humanos la capacidad de manejarse emocionalmente dentro de sus contextos y formar más líderes educativos en este contexto.

En la actualidad se ha tomado en cuenta esta investigación –sobre todo en países que invierten en su educación-  observándose a nivel empresarial, por ejemplo, que al contar con un liderazgo emocional el rendimiento y alcance de objetivos ha aumentado de forma positiva.

Ser un líder emocional te lleva a aspirar la excelencia en todo lo que haces, pero ¿cómo sabes que eres de este tipo? Si no has asistido a formaciones y crees poseer este talento naturalmente te invito a que leas y reflexiones acerca de las características que presento a continuación:

5 Características de un líder emocionalmente inteligente

Debes poseer:

  1. Habilidades Sociales: es la capacidad que tienes para manejarte en diferentes escenarios y relacionarte con variedad de individuos, debes ser muy claro al momento de comunicarte o expresar alguna idea. Debes ser capaz de apoyar a los tuyos, escuchar tanto buenas como malas noticias, ser un catalizador de cambios y gestionar muy bien a la hora de resolver conflictos. Al líder con buenas habilidades sociales le encanta el networking, la interacción y humanizar su cargo, debe evitar confundirse con amistad, tragos y sobrepasar los límites con sus colaboradores que además puede en determinados países ser penado por ser percibido como acoso o “harrasment” conocido en el ámbito laboral como “mobbing”.
  2. Autorregulación: este término se refiere a la capacidad que tenemos de controlarnos cuando sentimos que las emociones están a punto de rebosar el límite. Si posees esta capacidad podrás manejar diferentes situaciones y decisiones de acuerdo a tu código moral sin ser agresivo contra aquellos que no lo comparten.
  3. Empatía: es comprender al otro, entender sus sentimientos, conocer sus talentos y habilidades. Cuando aprendes a desarrollar esta capacidad será más reconfortante dirigir un equipo, más fácil gestionar alguna situación conflictiva y para aquellos que trabajan a tu lado serás un líder en quien confiar. Recuerda que normalmente recibimos lo que damos.
  4. Autoconciencia o autoconocimiento: es poder reconocer nuestras fortalezas y debilidades a partir de la reflexión de nuestro comportamiento, preferencias, valores y espiritualidad. Nadie puede dar lo que no tiene, así que para poder impulsar a otros debemos conocer hasta qué punto hemos llegado y somos capaces de trascender.
  5. Motivación: los líderes que cuentan con esta características tienden a lograr sus objetivos de forma rápida porque los asumen como propios, tienden a ser ambiciosos con respecto a sus logros por eso sus estándares de excelencia son altos, son optimistas y persistentes para alcanzar sus metas a pesar de los obstáculos o las veces que fracase en el intento.

Reflexiona si posees estas cualidades si falta alguna comienza a desarrollarla.

Contar con estas características es decir que dominas tu inteligencia emocional, quizás para algunos es natural y nacen con este talento; para otros es necesario desarrollarlo y ejercitarlo, todo es cuestión de voluntad como la mayoría de las situaciones de la vida.

Si deseas ser un líder emocional es importante que domines el arte de conocerte a ti mismo, seas capaz de canalizar tus propias emociones y tengas la capacidad de superarte. Convertirte en tu propio líder para sacar de dentro de ti lo mejor que tienes y compartirlo con tu entorno.

Si deseas desarrollar competencias o habilidades blandas incluyendo la mejora de tu Índice de Inteligencia emocional, entonces pide tu cita a info@yasmaribello.com

Finalmente te invito a ver este vídeo de  las “5 A del Autoliderazgo”