La mayoría de las veces compartimos más con nuestros compañeros de trabajo, jefes, proveedores y supervisados que con nuestras propias familias, en ocasiones nuestras respuestas a emociones que sentimos no son asertivas, se generan roces y un mal ambiente laboral por esta causa.

Todos en algún momento hemos perdido probablemente los estribos, o un ataque de ira o llanto se ha apoderado de nosotros…en la oficina. Si, rodeado de personas que son nuestros compañeros de trabajo, jefes, supervisados, clientes, proveedores, entre otros.

Sonrie-y-apasionate-por-tu-trabajo

La buena noticia es que la Inteligencia Emocional se puede aprender y llegar a dominar tanto como un balance score card, un plan de marketing, los KPI, estrategias de ventas o un plan de incentivos.

Muchos líderes son contratados por su extraordinaria hoja de vida o CV donde se reconoce su experiencia y antigüedad laboral en empresas reconocidas y luego son despedidos por su falta de Inteligencia Emocional, a medida que se escala se busca resultados pero no inspiración, comparten menos con sus equipos de trabajo porque sus niveles de responsabilidad se incrementan y definitivamente merma su IE (Índice de Inteligencia Emocional).

Algunos tips:

Ira: Pide disculpas si has gritado a alguien sin razón o por algún error. Te verás cómo un gran líder y mostrarás que eres humano y humilde.

Llanto: Mostrar vulnerabilidad en alguna ocasión realmente no te hace menos profesional, sin embargo debes aprender a manejar tus emociones para que no se confunda con melodrama, actitud infantil y que no sea habitual para que no seas catalogada como “víctima de las circunstancias”, luego si sientes deseos de llorar al salir de la oficina si puedes hacerlo como protagonista de novela.

Beneficios al incorporar programas de aumento del IE en su empresa

Los beneficios que se alcanzan en una empresa que incorpora un programa para el aumento del IE son los siguientes:

  • Aumento de la productividad y las ventas
  • Mejora del clima y comunicación organizacional
  • Disminuir los índices de rotación de colaboradores generando mayor compromiso.
  • Incremento en la toma de decisiones complejas de forma asertiva
  • Disminución del estrés e incremento del bienestar laboral (wellness corporativo)
el-estress-daña-a-tus-colaboradores

Personas con Alta Inteligencia Emocional

Un buen líder debe estar en conocimiento de sus emociones y las de su equipo para generar una buena interrelación, confianza y resultados.

Tener una buena autoconciencia nos permite trabajar bajo presión sin perder los estribos ni contestarle mal a las personas, poder atender clientes difíciles sin que nos duela la cabeza, se suba la presión o nos termine doliendo el estómago.

Una persona con alta inteligencia emocional no necesita de agentes externos para motivarse porque también sabe cómo hacerlo de manera individual, les gusta aprender cada día, se mantienen ocupados sin estrés, se desafían y corren riesgos sin necesidad de caer en depresión o frustraciones porque algo no salió tan bien como esperaban, reconocen el trabajo del otro y les gusta trabajar en equipo, constantemente se esfuerzan por sobresalir en sus evaluaciones de desempeño y manejan la empatía y las frases asertivas en todo momento.

Jovenes-cejecutivos-contentos-e-involucrados

Cuando hablamos de empatía nos referimos a la capacidad de ponernos en los zapatos del otro sin tener la necesidad imperiosa de imponer nuestros puntos de vista, dar consejos y responder a cada situación como que nosotros hemos vivido todas las situaciones y hasta peores para siempre querer ganar.

Algunas personas me dicen en los talleres, conferencias o coaching que ellos son personas tímidas, de pocos amigos, que no les gusta socializar y que como pueden mejorar sus relaciones interpersonales en una empresa donde no se van a hacer amigos, todas las opiniones son importantes y se respetan, algunas probablemente al leer  se sienten identificadas al describirlas, es importante  atender y trabajar primero sus relaciones intrapersonales, quizá traen creencias de su entorno familiar o en el pasado tuvieron situaciones donde fueron lastimados y se colocan una coraza en sus sentimientos para no expresar vulnerabilidad. Luego que se supera esa barrera y pueden desarrollar hábitos de una persona inteligentemente emocional amplían su círculo, saben que las relaciones mueven al mundo y que pueden obtener más al ofrecer una frase asertiva y una sonrisa, construyendo relaciones positivas.

Las personas felices son más productivas en su trabajo, se esfuerzan por ser mejores cada día, toman riesgos y decisiones sin culpar a otros por los resultados, venden más, un fracaso no determina sus vidas y su carrera profesional.

Todos podemos desarrollar habilidades y ser emocionalmente inteligentes aunque nos hayan hecho creer lo contrario, para ello en el ámbito empresarial se realizan una serie de recomendaciones donde se involucra en talleres separados a los colaboradores de los jefes, es importante que se realice con personas que estén en una misma banda del organigrama porque permite la mayor apertura y el desarrollo del autoconocimiento, sin la presión por parte del líder de ser “perfecto” ante sus subordinados o de la cohibición de las reacciones de los colaboradores con la presencia de sus jefes directos, es un espacio de apertura para “darse cuenta” de cómo podemos hacerlo cada vez mejor e incorporar herramientas para el cambio.

Al contratar nuestros servicios, se realizarán actividades para demostrar que los Clientes son la base de nuestra compañía y nuestros colaboradores el activo más importante de su empresa, además ambos son gran desafío a la hora de incrementar el IE, porque a través de ellos es donde generalmente tenemos los encuentros emocionales más fuertes, donde nuestro estado de ánimo puede cambiar de un instante a otro, por ejemplo en el proceso de atención de un cliente o en la venta de un producto o servicio. Imagine solamente cuando hace una venta perfecta que sabe que va a ganar mucho dinero y que su cliente no coloco objeciones en el precio, ni preguntó mucho por el producto ¿cómo se siente usted?

Ahora imagine que usted acaba de recibir un reclamo por devolución de un producto defectuoso y el cliente está muy enojado en la barra de su atención, comienza a gritarle y no le escucha ¿cómo se siente ahora?

De igual forma un empleado que no cumplió con lo acordado y 20 min. antes de una presentación importante le dice que no tiene el informe listo y las ganas que usted tiene de despedirlo o hasta golpearlo por su “falta” son inmensas.

Es muy importante el manejo de nuestras emociones especialmente si generan estragos en nuestro cuerpo, aprender a no tomarnos las situaciones como si fueran personales o en nuestra contra y fomentar el espíritu de solución ante las adversidades.

Los malos jefes

Las personas no renuncian a las empresas en la mayoría de los casos, renuncian a los malos jefes y cuando indagas que es ser un “mal jefe” te responden que no sabían cuando hablarles, que siempre parecían molestos, que le tenían miedo o rabia por sus actitudes, que se imponían desde su cargo sin escuchar y usar la empatía y la comunicación asertiva. Cuando recordamos un antiguo empleo normalmente salta a la mente nuestro líder e inmediatamente nos genera emociones que pueden ser de alegría y respeto pero también pueden ser de tristeza, frustración, ira y hasta celos profesionales.

Los líderes de la antigua generación que se reflejan en series de televisión y películas como “Horrible Bosses” son más difíciles ver en las empresas pero aún existen y es necesario revisar si podemos ser uno de ellos, tomando en cuenta las frases que usamos si son en negativo o positivo, el lenguaje corporal, las habilidades para resolver situaciones difíciles, al recordar que somos y trabajamos con seres humanos y no con equipos electrónicos.

Los autores Cooper y Sawaf, (1998), plantean que:

“Es  fácil imaginarse el caso de un vendedor que no tuviera habilidades de trato con el público, un empresario sin motivación por su empresa o un negociador sin autocontrol. A estas personas un Master en Harvard no les servirá de nada, porque tardarán poco el echar a perder su trabajo por un mal conocimiento de sus emociones.” (p. 42). 

Mindfulness Corporativo

Actualmente existen múltiples alternativas para drenar estrés que pueden aplicarse en la vida cotidiana y en el entorno laboral como por ejemplo las técnicas fundamentales del Mindfulness Corporativo (Atención Plena), para lograr un estado de bienestar, bajar la presión a los eventos diarios y mejorar en la toma de decisiones importantes, en un ambiente que favorezca el liderazgo y el éxito profesional, se utilizan técnicas de respiración y relajación para conectarse al momento presente sin ansiedad o frustración por lo que ocurrió o por lo que va a suceder.

trabajadores-contentos-empresa-productiva

Suscribete dejando tu email y tu nombre

Comparto experiencias de vida y resiliencia, hablo sobre el manejo de las emociones, el liderazgo y la mejora continua.

Transformo vidas y empresas en positivo a través de mis Conferencias, Talleres, Conversatorios, Seminarios, Artículos, Team Building y Coaching Personal y Empresarial.

No te pierdas todo lo que realizo pensando en ti…¡Suscríbete!

Yasmari-elegante

Te suscribiste exitosamente, daré lo mejor de mi para tenerte siempre cerca.

Pin It on Pinterest

Share This