Yasmari-Tocate-para-vivir

Las mamas son la justa simbología de la maternidad. Cuando se presenta un conflicto interno entre ser mamá y ser mujer y ello me lleva a sentirme culpable por no cumplir a cabalidad como madre, porque no me siento lo suficientemente merecedora de tener y cuidar de un bien tan preciado como es un hijo, puede presentarse un cáncer de mama, como una forma de autocastigo.

Cuando nos juzgamos tan duramente, nos llenamos de rabia y de creencias negativas hacia nosotros mismos, nos sentimos fracasados; esto tiene que ver con el cuarto chakra y con el derecho a amar y ser amado. Toda esta dinámica se puede presentar no sólo con los hijos, sino con aquellas personas a quienes adoptamos como tales: A la pareja, a los padres ancianos o enfermos, hermanos y cualquier familiar que se encuentre bajo nuestra protección. Yo los protejo, porque tengo mucho miedo a que si no lo hago se derrumbe la familia.

El cáncer de mama no es exclusivo de las mujeres, también los hombres pueden sufrirlo. ¿En cuáles circunstancias? Cuando, por ejemplo, como hombre me niego rotundamente a aceptar mi lado femenino (recordemos que somos yin y yang), o si nací como hombre y me siento mujer, también cuando he tenido algún padre ausente, o los dos, quizás si he tenido que ser el padre o la madre sustituta para mis hermanos.

Una madre o un padre pueden manifestar un cáncer de mama, si sufren intensamente el síndrome del nido vacío, basado en nuestro sistema de creencias a los apegos afectivos, también si alguno de sus hijos se encuentra en peligro de muerte o muere o si la persona objeto de su protección se aleja.

 

Significado del lado (derecho o izquierdo) del seno

El lado derecho tiene que ver con la voluntad, lo racional y lo masculino. Si el cáncer está localizado en este lado, tendrá que ver con mi responsabilidad como cabeza de familia, con lo que se espera de mí, con el apoyo y la contención que doy en mi hogar. Yo, he decidido (voluntariamente) asumir el papel masculino en mi vida familiar, así como también el miedo al rechazo de un miembro masculino importante en mi vida.

El lado izquierdo simboliza la intuición, lo afectivo y lo femenino. Si la mama afectada es ésta, ello tendrá que ver con la no expresión de mis emociones y sentimientos, el conflicto madre-mujer, la dependencia afectiva de cualquier miembro del clan familiar, incluyendo hijos o con mi negación femenina, así como basados en pérdidas emocionalmente importantes.

Debemos buscar el equilibrio en todo momento, de lo contrario, el cuerpo manifestará su inconformidad y se hará sentir con fuerza.

Por supuesto, que el trabajo sistémico no sustituye a un tratamiento médico, se complementan ambos.

Según el diccionario de las causas emocionales de las enfermedades (Le grand dictionnaire des malaises et des maladies de Jacques Martel) quiero compartirles textualmente lo que habla al respecto del cáncer de mama: “Estos conflictos interiores profundos me atormentan como mujer que busca el justo equilibrio. Se ha descubierto que este tipo de cáncer generalmente viene de un fuerte sentimiento de culpabilidad interior hacía uno mismo o hacía uno o varios de sus hijos: “¿Por qué ha nacido? ¿Qué hice para tenerlo? ¿Soy bastante buena madre o mujer para cuidar de él? Todas estas preguntas aumentan mi nivel de culpabilidad, llevándome a rechazarme y aumentando mi temor a que me rechacen los demás.

Debo recordarme que “el amor por mi hijo siempre está presente pero que mis pensamientos son muy poderosos y que debo vigilarlos”. Si me juzgo con demasiada severidad, toda mi ira y mi rechazo se amplificarán, y mis emociones estarán “expulsadas” al nivel de mis pechos, que se vuelven el símbolo de mi “fracaso”. Un cáncer del pecho quiere pues ayudarme a tomar consciencia de que vivo una situación de conflicto, tanto de cara a mí – mismo como a alguien más, que está vinculada a un elemento que forma parte de mi espacio vital, de mi “nido”.

Frecuentemente se tratará de mis hijos, mis “pajarillos”, o de alguien a quien considero como tal (por ejemplo, una madre enferma que siento desprotegida, como “un niño pequeño”). Puedo tener miedo de que mi “nido” (hogar) se derrumbe.

También puedo tener un gran miedo o un gran estrés con relación a la supervivencia de uno de mis hijos o de todos ellos. En un sentido más amplio, el “nido” puede agrupar a mi cónyuge, mi hogar, mis hermanos y hermanas, particularmente si viven bajo el mismo techo.

El lado izquierdo corresponde al campo afectivo y el derecho, al campo racional. El cáncer en el pecho izquierdo designa pues todas las dificultades afectivas y las emociones inhibidas en mí como mujer y más me vale aceptar ↓♥ la mujer y la madre en mí, y los sentimientos interiores que vivo con relación a cada uno de ambos papeles.

En el seno derecho, el cáncer indica la mujer responsable y lo que se espera de mí (lo que pretendo hacer con esta mujer “exterior”). Observen que esto se aplica también a los hombres, aunque el cáncer del pecho en los hombres sea más escaso.

Para mí, como mujer en el universo físico, el volumen y la forma de mis pechos pueden tener cierta importancia según las circunstancias. Todo está en la actitud, el amor y la aceptación de sí.”

Podría interesarte leer también:  El cansancio fisico y las nuevas frecuencias

Lo-que-piensa-Yasmari-del-Cancer
Pink-simbolo-contra-el-cancer

Mi percepción

 

Recibir un diagnóstico de cáncer de mamas tengas la edad que tengas, de cualquier clase social, raza, ideología, religión, sexo o país, es sentir un choque de trenes de frente a máxima velocidad en tu cabeza, muchos no te entenderán porque válgame Dios es difícil estar en nuestros zapatos y es más fácil dar consejos que recibirlos, pero al final en mi caso el diagnóstico me dio un giro de 180° para bien, cambié mis pensamientos de por qué a mí? empecé a pensar para qué? después de largos 16 meses (repletos de emociones y mastectomía parcial, quimioterapias, radioterapias, hormonoterapia, menopausia y múltiples efectos secundarios) ha sido una gran experiencia que me bofeteó en la cara para despertar, para desaprender y volver a aprender, hacer ejercicio físico, yoga, alimentarme de forma consciente tanto en comidas para el cuerpo como para el alma, amar mi vida, vivir con pasión en el momento presente y encontrar mi misión de enseñar e inspirar.

 

¡También dejé de pensar en lo que a su juicio algunas persones dictaminen que es lo correcto para mí, para ser la protagonista de mi historia como tú lo eres de la tuya!

 

Al final creo que todo lo que nos pasa es porque lo hemos creado de una forma u otra, aprendí a través de la adversidad a encontrar inmensas oportunidades y así llevar aprendizajes de vida a muchas personas, empoderando mujeres, viviendo un día a la vez, con una fe inquebrantable y siempre con una sonrisa para regalar, he tenido muchas bendiciones de muchas personas y decidí dejar de luchar porque esa palabra requiere de mucho esfuerzo, ahora solo fluyo, agradezco cada aliento y vivo cada día como si fuese el último, sonriendo y enviando abrazos de luz por doquier.

 

 

Como lo he dicho en muchas conferencias el cáncer vino a recordarme y a enseñarme porque le estaba diciendo “No a la vida” porque reconozco que había dejado de amarme, de cuidarme a causa del estrés, de guardar resentimientos, rencor y emociones para evitar herir a los demás.

 

Comprométete a ti mismo que me lees a tener al menos 5 minutos de felicidad diarios para apoyar a tu sistema inmune.

 

Nadie dice que el miedo se vaya, pero una de las emociones que nos afecta a todos los sobrevivientes es el miedo, el cual debemos abrazar y entender, no ir contra corriente, así como sentimos amor también el miedo, pero debemos retomar nuestra energía y poder interior para apoyar a nuestro sistema inmunológico y alejar los bloqueos que nos afectan.

 

Existe una frase que todos o la mayoría de los pacientes dice cuando llega el “despertar” y es “me cambió la vida”, lo que pienso y he leído es que justamente es lo que atrajimos para “cambiar, entonces si necesitas estar motivado para vivir, sólo necesitas buenos motivos para hacerlo.

 

Parte de este artículo es una colaboración muy especial de Carolina Martínez, Consteladora Familiar, Grafóloga y Numeróloga de Almas en Resonancia @almasenresonancia y mi opinión personal.

Otras fuentes: Diccionario de las causas emocionales de las enfermedades (Le grand dictionnaire des malaises et des maladies de Jacques Martel

Puedes leer también: Amarnos a nosotras mismas

Suscribete dejando tu email y tu nombre

Comparto experiencias de vida y resiliencia, hablo sobre el manejo de las emociones, el liderazgo y la mejora continua.

Transformo vidas y empresas en positivo a través de mis Conferencias, Talleres, Conversatorios, Seminarios, Artículos, Team Building y Coaching Personal y Empresarial.

No te pierdas todo lo que realizo pensando en ti…¡Suscríbete!

Yasmari-elegante

Te suscribiste exitosamente, daré lo mejor de mi para tenerte siempre cerca.